VIDEOS EXPLICATIVOS

Imagen1

Evitar que la temperatura aumente más dos grados centígrados no es suficiente, concluyó el Dr. James Hansen, experto en cambio climático y antiguo científico de la NASA. Según explica en su estudio publicado en la revista científica European Geoscience Union, 1º grado más de calentamiento global puede ser catastrófico para la humanidad, pues en solo 50 años el nivel del mar aumentará 3 a 8 metros.
Un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha revelado que el coste económico de las cerca de 600.000 muertes prematuras y todas las enfermedades causadas por la contaminación atmosférica en Europa ascendería a unos “asombrosos” 1,6 billones de dólares cada año, unos 1,4 billones de euros, una cifra equivalente a la décima parte del Producto Interior Bruto (PIB) de la región en 2013.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dado a conocer que en 2012 unos 7 millones de personas murieron –una de cada ocho del total de muertes en el mundo- como consecuencia de la exposición a la contaminación atmosférica. Esta conclusión duplica con creces las estimaciones anteriores y confirma que la contaminación del aire que respiramos constituye en la actualidad, por sí sola, el riesgo ambiental para la salud más importante del mundo. Si se redujera la contaminación atmosférica podrían salvarse millones de vidas.
Durante el 2014, 300 multimillonarios poseen 3,7 billones de dólares, más que 3.500 millones de seres humanos que no superan entre todos los 2,2 billones de dólares.
Según UNICEF los que tienen menos se reparten sólo el 2% del PBI mundial.
De acuerdo con Oxfam, Estados Unidos y la UE consumieron 9,2 billones de dólares por causa de la crisis de los créditos tóxicos, financiando a los bancos. Con esos fondos el mundo no hubiera pasado hambre durante 300 años.
Hoy el 1% de la población concentra el 50% del total de la riqueza mundial.
Para el 2030 habrá 9.000 millones de personas, se consumirá 50% más de petróleo y energía, se necesitará producir 30% más de alimentos y otro tanto de agua potable, la contaminación se habrá elevado a 440 ppm de CO2 y la temperatura 1º, habremos talado tanto como la superficie de Francia, se habrá perdido el 30% de las especies, los caladeros agotados y necesitaremos 2 planetas para sobrevivir. El crecimiento de ciudades ocupará un área equivalente a Francia, Alemania y media España, mientras habrá 2 millones más de personas por semana.
El consenso científico predice un ascenso oceánico de sólo 1 metro para el 2100. No considera la liberación de los inmensos depósitos de hidratos de gas metano submarino ártico, 30 veces más potente en efecto invernadero que el CO2, y que puede elevar la temperatura promedio del planeta en 6º y en 12º en los polos. Iniciando así un deshielo global. Si se descongela Groenlandia las aguas subirán 7 metros, si lo hace Antártida serán otros 80 metros… Mientras en ciudades costeras se invierte en mejorar plazas y espacios públicos, cuando todo empezará a inundarse y perder valor inmueble para el 2050 a más tardar.
El problema de la contaminación y del Calentamiento Global es un derivado de que cada vez seamos más seres humanos sobre el planeta. En el 2050 seremos 12.000 millones y en el 2100 18.000 y necesitaremos para esa fecha casi el equivalente a los recursos naturales de 6 planetas Tierra para alimentar nuestra voraz civilización. Si la tasa de crecimiento vegetativo poblacional se mantuviera en el 2% anual, como sucedió en los 80´ del siglo pasado para el 2050 seríamos 15.000 millones y para el 2100, 30 mil millones, mientras que para el 2840 llegaríamos a 14.745,6 billones de seres humanos. Necesitando entonces la Humanidad colonizar más de 1 millón de exoplanetas para sobrevivir. Mucho antes que esto suceda, como los habitantes de la isla de Pascua, habremos talado todos los bosques y matado a todos los animales y peces, por lo que nos quedaremos sin alimentos para consumir. La contradicción será contar con altísima tecnología y un paquete de arroz al valor de 1 millón de dólares. ¿La solución preventiva? Hacer en todos los países como en China: 1 hijo por familia y penalizar las transgresiones. Esto debe entenderse. Hoy ya la superpoblación consume el equivalente en recursos a un planeta y medio por año. La Tierra puede sostener 5.000 millones, ya tenemos un exceso de 2.000 millones. Debemos proceder a equilibrar la demanda del consumo de los recursos vitales en forma coherente y al largo plazo.
La tasa reproductiva humana responde ahora al modelo de crecimiento exponencial. ¿Por qué? La población humana total sobre la Tierra se dobló y alcanzó 200 millones de personas durante el año 5000 A.C. al año 1 D.C., demoró 50 siglos. La próxima vez se dobló en sólo 14 siglos. En 1800, sólo 4 siglos después, volvió a doblarse. A principios del Siglo XX la duplicación bajó a 100 años, a 60 años en 1950 y, a 40 años en la actualidad. Esto indica un crecimiento exponencial explosivo. De todos los seres humanos que han vivido sobre el planeta, el 5% estaba vivo en 1980, 20 años después en el 2000, el mismo número creció al 10%.
El 88% de la superficie de los océanos está contaminada con plástico.
La tala indiscriminada, los cultivos masivos y la explotación de los recursos naturales ya han hecho que desaparezca un 17% de la selva amazónica. Se calcula que un 90 % de esa actividad es ilegal. Cada hora desaparecen en Amazonas 1800 hectáreas de selva. La selva del Amazonas, que le da el 20 por ciento del agua dulce al planeta y gran parte del oxígeno, estará casi perdida en 40 años.
La ONU advierte que la concentración de dióxido de carbono superó por primera vez un umbral histórico que marca una tendencia inquietante del planeta hacia el calentamiento global. El incremento de CO2 se repercutirá en un aumento de 2,4°C, más del objetivo fijado por la comunidad internacional para evitar la multiplicación de fenómenos extremos. “Con 400 ppm (partes por millón), de CO2 en la atmósfera, hemos superado el límite histórico y hemos entrado en una zona de peligro”, anunció la responsable de Naciones Unidas para el clima, Christiana Figueres.
En 2013 la concentración de CO2 en la atmósfera alcanzó el 142% del nivel de la era preindustrial (antes de 1750), el de metano el 253% y el de óxido nitroso el 121%.
Acidificación de los océanos:
El otro problema de CO2. La acidificación del océano es un peligro oculto causado por el aumento de las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono (CO2). Recientemente, los científicos han demostrado que la quema de petróleo, carbón o gas, transforma rápidamente la química básica de los océanos, lo que hace que el agua sea más ácida. Cada día hay más evidencia de que la acidificación afecta la vida marina en todo el mundo y que dentro de unas décadas valiosos ecosistemas marinos pueden ser dañados o destruidos.
Las posibles consecuencias de la acidificación de los océanos en los organismos marinos son complejas. Especialmente preocupante es la respuesta a la acidificación de los organismos calcificantes, como corales, algas, moluscos y distintas especies de plancton, puesto que su capacidad para construir conchas, caparazones o material para sus esqueletos (mediante la calcifi¬cación) depende de la concentración de ión carbonato. Para muchos organismos, la calcificación disminuye conforme aumenta la acidificación. Entre otras consecuencias que la acidificación tiene para los organismos, cabe destacar su menor índice de supervivencia, desarrollo y crecimiento, así como cambios en sus funciones fisiológicas y una menor biodiversidad.

El 75% de los arrecifes de coral del mundo están amenazados, según un estudio coordinado por la organización The Nature Conservancy (TNC), en el que participaron más de 25 organizaciones ambientales y cientos de científicos internacionales. El informe señala que si no se toman medidas, en 2030 el porcentaje será más del 90% y casi el 100% en 2050. Los corales de Haití, Granada, Filipinas, las Comores, Vanatu, Tanzania, Kiribiati, Fiyi e Indonesia padecen la situación más vulnerable y degradada según el estudio
El 70% de las tierras secas de todo el mundo, están degradadas, lo que equivale a 3,600 millones de hectáreas (con excepción de los desiertos hiperáridos).Las sequías son el desastre natural más costoso del mundo. En el caso de Estados Unidos representa un gasto aproximado de 6,000 a 8,000 millones de dólares al año, considerando que este fenómeno afecta a más personas que ninguna otra forma de desastre natural.
Según las estimaciones, 24 mil millones de toneladas de suelo fértil desaparecen cada año y durante los últimos 20 años se ha perdido una superficie equivalente a la superficie agrícola de los Estados Unidos. Aproximadamente, un tercio de las tierras del planeta se encuentra amenazado por la desertificación.
Para abril de 2013, 168 países se encuentran afectados por la desertificación. Cada año, 75 billones de toneladas de suelo fértil se pierden por la degradación de la tierra. Asimismo, 12 millones de hectáreas de tierra desaparecen cada año por la desertificación y la sequía. Se trata de un área que podría producir 20 millones de toneladas de granos.
Casi la mitad de la superficie terrestre está formada por zonas áridas (47% según el Atlas Mundial de la Desertificación, PNUMA 19 La desertificación afecta a 30% de la superficie territorial de los Estados Unidos de América.
9.- Anualmente, a nivel mundial se pierden entre 20.000 y 50, 000 kilómetros cuadrados de tierras, especialmente debido a la erosión del suelo. Se ha previsto que para 2025 se perderán las dos terceras partes de las tierras cultivables en África.
10.- Actualmente la degradación del suelo está provocando la pérdida de un promedio de más del 3% anual del producto interno bruto derivado de la agricultura en el África al sur del Sáhara. Más de la mitad de las tierras de cultivo de África quedarán fuera de uso para el año 2050, y la región sólo alcanzaría a alimentar al 25% de su población en 2025.97), lo cual equivale a unos 6, 450 millones de hectáreas, que están distribuidas entre todas las grandes regiones del planeta.
Se están liberando los depósitos de hidratos de gas metano en el fondo marino del Mar Ártico. Este gas es 30 veces más eficiente que el CO2 para causar efecto invernadero. Si todo el metano se liberara, la temperatura promedio global aumentaría 6º, en ambos polos llegaría a ser de 12º con lo cual se descongelarían ambos casquetes y los océanos ascenderían 80 metros. Científicos que viajan a bordo de un barco ruso afirman tener pruebas de que millones de toneladas de metano, un gas 30 veces más potente que el dióxido de carbono desde el punto de vista del calentamiento atmosférico, está escapando a la atmósfera desde los fondos marinos del Ártico.
El grupo ha visto la superficie marina bullendo por el efecto de las “chimeneas de metano” que subían desde los fondos marinos. Los expertos creen que ello se debe a que se han fundido las capas de permafrost (hielo permanentemente congelado) que impedían escapar el metano de los depósitos submarinos formados antes de la última glaciación.
Los científicos temen que la liberación masiva de ese metano podría acelerar el calentamiento del planeta y dar lugar a un círculo vicioso por el cual cada vez se fundiría más permafrost y se liberarían mayores cantidades de gas de efecto invernadero.
La edición del Informe Planeta Vivo 2014 de WWF muestra la tremenda presión a la que la humanidad está sometiendo al planeta. Latinoamérica ha perdido el 83% de las poblaciones de peces, aves, mamíferos, anfibios y reptiles en los últimos 40 años. Ese impacto en la vida silvestre es mayor que las pérdidas globales en el mismo periodo, que son de 52%. En menos de ocho meses alcanzamos el Día del Exceso de la Tierra, cuando nuestra huella ecológica supera la capacidad del planeta para regenerarse. De mantener esta tendencia necesitaremos al menos 3 planetas para abastecernos en 2050. Actualmente necesitamos un planeta y medio para abastecer las necesidades de consumo de la humanidad.
En tan sólo 15 años (2029-2030) apenas nos quedará el 15% del petróleo del que actualmente disfrutamos, medido en términos de energía neta.
En 1992, con la combustión mundial de carbón, petróleo y gas, más la producción de cemento, se lanzaron 22.600 millones de toneladas de CO2 al aire. En 2012, las emisiones ascendieron a 34.500 millones de toneladas. En lugar de controlarlo, la humanidad aceleró el cambio inducido por el hombre. Ahora 40 mil millones. LA ONU Y LA NASA COINCIDEN: LA CIVILIZACIÓN COLAPSARÁ AMENOS QUE CAMBIE EL MUNDO.
Gases invernadero claves como el CO2, Metano (CH4) y óxido nitroso (N2O). Estos gases naturales son menos de un 1% del total, pero son vitales ya que actúan como una “manta” alrededor de la Tierra. Sin esta capa la temperatura mundial sería 30°C más baja Según el IPCC (Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático) avalado por la ONU, la temperatura de la superficie terrestre ha aumentado casi 1°C desde la época preindustrial, y al ritmo actual de emisiones, la temperatura global podrá subir entre 3 y 5°C a finales del Siglo XXI. Aunque no parezca mucho, es equivalente a volver a la última glaciación pero en la dirección inversa, además este cambio climático es el más rápido en los últimos 100.000 años, haciendo muy difícil que los ecosistemas del mundo se adapten. De los pocos acuerdos establecidos en las Cumbres Mundiales del Clima, se recalcó la necesidad de no sobrepasar el umbral de los +2° C., cifra a partir de la cual el problema del calentamiento global se nos iría definitivamente de las manos. Esto según el IPCC significa estabilizar la concentración de CO2 en la atmósfera en 350 partes por millón, actualmente estamos en 400 ppm.

Para conseguir el objetivo de limitar el aumento de las temperaturas globales a los 2 grados, acuerdo tomado por la comunidad internacional, implica según los científicos, disminuir las emisiones de gases que provocan el efecto invernadero entre un 41 y un 72% en comparación con 2010 para mediados del siglo. Al ritmo de emisiones actuales sobrepasaríamos el límite de los dos grados antes del 2050, cifra que según la ciencia se llegaría con una concentración 450 ppm (partes por millón) de CO2 en la atmósfera, en la actualidad estamos en 400 ppm, creciendo a un ritmo del 1,5 ppm al año.
La concentración de CO2 en la atmósfera se mide en partes por millón (ppm).
270 era la concentración en la época preindustrial.
350 es considerado como el ideal a donde deberíamos llegar.
400 es la concentración actual.
450 ppm es el nivel con el sobrepasaríamos el límite marcado de aumento de dos grados.
Al ritmo actual de emisiones, se alcanzaría dicho límite antes de 2050.
El aumento de la temperatura desde la época preindustrial ha sido de +0,85ºC. , aunque que el ritmo de la subida de la temperatura en superficie se ha reducido en los últimos quince años (1998-2012) con respecto a la media de 1951-2012 (con un aumento de 0,05ºC por década frente a 0,12ºC). El IPCC explica que esto se ha debido a la atenuación del sol por las erupciones volcánicas y a una redistribución del calor en los océanos. Con lo que concluyen que la evolución en periodos cortos no refleja la tendencia a largo plazo.
Tanto los acuerdos internacionales como el IPCC, determinan que un aumento de +2 º C, es el límite máximo al que nos deberíamos de acercar.
Las previsiones de aumento de temperatura para el 2100 se encuentran entre +3,2 y +6ºC, si se continua el ritmo actual de emisiones.
La subida del nivel del mar, cambios en las precipitaciones y menos agua dulce disponible, entre otros factores, afectarán negativamente a las tierras cultivables.
En el caso de los principales cultivos (trigo, arroz y maíz), en las regiones tropicales y templadas, un aumento de 2 grados centígrados conllevará descensos de la productividad agrícola en torno al 25%.
Hoy en día, más del 80 por ciento de la población mundial vive en países que utilizan más de lo que sus propios ecosistemas pueden renovar. Estos países “deudores ecológicos” agotan sus propios recursos ecológicos, o los obtienen de otros.
Nuestra demanda de recursos equivale a un poco más de 1.5 Tierras, y será de 2.5 planetas para la primera mitad de este siglo si seguimos al ritmo actual. Si todos viviéramos al mismo nivel que los residentes de los E.E.U.U, se necesitarían 4 Tierras para sostener a la población mundial.
La imposibilidad de mantener un escenario de deuda ecológica ilimitada, obligará a reducir el consumo de recursos de forma más o menos traumática, dependiendo de las medidas que se tomen.

EL INFORME DEL DR. HANSEN, AVALADO POR OTROS 16 CIENTÍFICOS, ANULA EL UMBRAL DE LOS 2º CENTÍGRADOS Y ACORTA LOS TIEMPOS PARA REALIZAR ACCIONES CORRECTIVAS Y PREVENTIVAS PARA EVITAR LA TRAGEDIA EN FUNCIÓN DEL CAMBIO CLIMÁTICO. YA PARA EL 2030 TENDREMOS 1º MÁS DE TEMPERATURA PROMEDIO GLOBAL Y SE DISPARARÁN LAS RETROACCIONES SOBRE LA NATURALEZA QUE ELEVARÁN LOS OCÉANOS HASTA LOS 8 METROS E INCLUSO SE LIBERARÁN LOS DEPÓSITOS DE HIDRATOS DE GAS METANO SUBAMARINO. SI NO CAMBIAMOS EL ENFOQUE Y LA PERSPECTIVA FRENTE AL PROBLEMA, ESTAMOS CONDENADOS A PAGAR LAS CONSECUENCIAS.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s