CIUDADES COSTERAS BAJO EL AGUA

el

147

Una seguidilla de recientes estudios internacionales proyectados hacia las próximas décadas coinciden en describir sin titubear un horizonte inquietante: miles de ciudades y millones de habitantes parcial o totalmente bajo agua por la subida del nivel de los océanos provocada, a su vez, por el calentamiento global y el cambio climático en general.  

Este estudio global hace una primera estimación de la exposición de las grandes ciudades portuarias del mundo a las inundaciones costeras debido a la marejada ciclónica y los daños debidos a los fuertes vientos.

También investiga cómo puede impactar el cambio climático en cada ciudad portuaria a través de inundaciones costeras hacia 2070, al igual que su hundimiento y que el crecimiento demográfico y el proceso de urbanización.

La evaluación proporciona un análisis mucho más completo que estudios anteriores y se centra en las 136 ciudades portuarias de todo el mundo que tienen más de un millón de habitantes.

La mayoría de estas grandes ciudades portuarias se encuentran en Asia (38%), y muchas de ellos (27%) en entornos de deltas, también principalmente en continente asiático.

Las ciudades en áreas de delta (como el del Río de la Plata, el Orinoco o el Amazonas, ndr) tienden a correr un mayor riesgo de inundaciones costeras debido a su tendencia a estar a menor altura y a los antecedentes de hundimiento significativo (naturales y antropogénicos).

(…) El análisis demuestra que un gran número de personas ya están expuestas a inundaciones costeras en las grandes ciudades portuarias. En todas las ciudades, cerca de 40 millones de personas (0,6% de la población mundial, o casi 1 de cada 10 del total de la población de ciudades consideradas aquí) están expuestos a un evento de inundación costero en 100 años.

La exposición se concentra en algunas de las ciudades: las 10 ciudades con más alta exposición de la población reúne la mitad del total de exposición y las 30 principales ciudades, un 80 por ciento. De esas 30 ciudades, 19 se encuentran en los deltas. Para las condiciones de 2005 las 10 ciudades en términos de población más expuestas son Mumbai, Guangzhou, Shanghai, Miami, Ciudad de Ho Chi Minh, Calculta, el Gran New York, Osaka-Kobe, Alejandría y Nueva Orleans.

 

El área de un hospital de New Orleans, EEUU, después del Katrina.

Las diez ciudades con más alta exposición de la población hoy en día están casi igualmente repartidas entre los países desarrollados y en desarrollo. Cuando se consideran los activos, la distribución actual se inclina mucho más hacia los países desarrollados y la riqueza de las ciudades se vuelve naturalmente clave.

El valor total de los activos expuestos en 2005 se estimaba en US$ 3 billones en Estados Unidos, o 5% del PIB mundial de ese año (medido en dólares internacionales). Las primeras 10 ciudades de este ranking son Miami, el Gran New York, New Orleans, Osaka-Kobe, Tokio, Amsterdam, Rotterdam, Nagoya, Tampa-San Petersburgo y Virginia Beach.

Estas ciudades contienen el 60% de la exposición total, pero corresponden a sólo tres países, y de los ricos: Estados Unidos, Japón y los Países Bajos.

Para 2070, la población total expuesta podría crecer más de tres veces, hasta 150 millones de habitantes, debido a los efectos combinados del cambio climático (aumento del nivel del mar y el aumento de las tormentas), hundimientos, crecimiento demográfico y urbanización.

La exposición total de activos podría crecer aún más drásticamente, hasta los US$ 35 billones hacia 2070, más de diez veces según los niveles actuales y con un aumento de un 9% del PIB anual proyectado en ese período.

Documento original completo aquí



Más de 1.700 ciudades y pueblos de Estados Unidos, incluyendo Boston, Nueva York y Miami, verán vastas poblaciones viven por debajo de la línea de pleamar a finales de este siglo, según estimó un nuevo estudio sobre el impacto del cambio climático.

A esas 1.700 poblaciones las espera un futuro bajo agua debido a las emisiones de gases de efecto invernadero ya acumulado en la atmósfera, según el análisis publicado en los Anales de la Academia Nacional de Ciencias. En 80 de esas ciudades, el futuro bajo agua llegaría mucho antes, en la próxima década.

“Incluso si pudiéramos detener las emisiones globales mañana por una moneda de diez centavos, Fort Lauderdale, Miami Gardens, Hoboken y New Jersey quedarán bajo el nivel del mar”, dijo Benjamin Strauss, investigador de Climate Central, y autor principal del artículo.

Pero los recortes drásticos en las emisiones -mucho mayores de las que Barack Obama y otros líderes mundiales han acordado hasta ahora – podrían poner a salvo a cerca de 1.000 de esas ciudades al evitar una subida del nivel del mar, de acuerdo con el estudio.

(…) Esas 1.700 ciudades tendrían el 25% de su población viviendo por debajo de la línea de pleamar en 2100. Un grupo de 79 ciudades y pueblos, con una población combinada de 835.000 habitantes, quedarían bajo agua ya en 2023. Alrededor de la mitad de la población de Fort Lauderdale, Hoboken, y Palm Beach estaría viviendo debajo de la línea de marea alta en 2023.

Por Suzanne Goldenberg.

Texto original completo aquí

 

El nivel del agua del mar podría elevarse hasta 20 metros al final del Siglo XXI, si la capa de hielo del Antártico Occidental y Groenlandia sufren un deshielo similar al del Plioceno. En aquella época, la Tierra sufrió un aumento global de la temperatura similar al previsto hoy día por diversos grupos de investigación.

Estas conclusiones corresponden a un estudio publicado en la revista científica Nature Geoscience, en el que han participado científicos del Imperial College de Londres y que ha contado con la participación española de expertos del CSIC.

Según nos cuenta el trabajo, en el Plioceno (período comprendido entre hace 5,33 millones de años y 2,58 millones de años) la Tierra experimentó un aumento global de temperatura que llegó a ser entre 2°C y 3 ºC superior a la actual y similar al previsto para finales este siglo.

Otro factor de similitud es que la concentración de CO2 atmosférico entonces, era muy parecida a la existente hoy en día en nuestra atmósfera.
Ambos factores provocaron entonces la fusión de buena parte del hielo planetario, propiciando un aumento del nivel del mar de hasta 20 metros.

He aquí donde aparece la gran novedad de este estudio, pues hasta entonces se consideraba que el derretimiento del hielo antártico había provocado un aumento de 10 metros.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores analizaron muestras de lodo marino pliocénicas del antártico oriental. Estas pruebas se lograron en 2010, en el ámbito del Programa Internacional de Perforación del Océano, co liderada por el CSIC, a más de tres kilómetros profundidad en la propia Antártida.

Entre el lodo se encontraron rocas que fueron arrastradas por los glaciales e icebergs, de las que tras su análisis se ha permitido conocer su lugar de proveniencia; un dato fundamental para reconstruir la extensión de los glaciares y su evolución a lo largo de aquella época.

Texto original aquí

Referencia científica aquí

Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s