DESCONTAMINAR LOS OCÉANOS

el

contaminacion-mar

88% DE LOS OCÉANOS ESTÁ CONTAMINADO

El 70% de los recursos del planeta se encuentra en los océanos, pero éstos ya están contaminados en un 88%. Para solucionar esto se aplicarán fondos por el monto de 100 mil millones de U$S por año a los fines de proceder a su completa descontaminación y a la total recuperación de la masa ictícola de sus caladeros.

 

El 70% de los recursos del planeta se encuentra en los océanos, pero éstos ya están contaminados en un 88%. Para solucionar esto se aplicarán fondos por el monto de 100 mil millones de U$S por año a los fines de proceder a su completa descontaminación y a la total recuperación de la masa ictícola de sus caladeros.

La cantidad de plástico que acaba en los océanos, que oscila entre 4,8 y 12,7 millones de toneladas cada año, puede multiplicarse por diez en la próxima década de no mejorar las prácticas internacionales de gestión de basura.

Así lo indicaron expertos internacionales en una rueda de prensa durante la reunión anual de la Asociación Estadounidense para el Avance de las Ciencias (AAAS, por su sigla en inglés) que se celebra en San José (California).

Jenna Jambeck de la Universidad de Georgia, junto con algunos miembros de su equipo, presentó un estudio que se publicará esta semana en la revista Science en el que analizaron los datos de los desperdicios sólidos recogidos en 192 países con costa en 2010.

Según sus datos, los países costeros generaron cerca de 275 millones de toneladas de desperdicios de plástico, de los que entre 4,8 y 12,7 millones de toneladas fueron a parar al mar, como fragmentos de redes y cuerda, restos de botellas, malla, entre otros.

Los científicos tomaron como dato de referencia la media, que son 8 millones de toneladas, para dar por primera vez una cifra concreta de la cantidad de plástico que va a los océanos cada año.

“Ocho millones de toneladas equivalen a cinco bolsas de la compra llenas de bolsas plásticas cada una en cada pie (30 cm) de la línea de costa de los 192 países que analizamos”, indicó Jambeck en rueda de prensa.

Países responsables :

La investigación indica que los responsables de la mayoría del vertido son una lista de 20 países, que incluye a China en primer lugar, seguida de Indonesia y Filipinas, y que cierra Estados Unidos.

Pero “no se trata de señalar acusatoriamente, sino de examinar qué lleva a esos países a estar en esa lista” y de encontrar soluciones, señaló Jambeck.

Los investigadores encontraron que los residuos que no se recogieron y la basura que fue extraviada en el proceso de gestión de residuos fueron la mayor fuente de desechos plásticos en el océano.

“Debemos reducir la generación de basura y aumentar la cantidad de basura recogida y gestionada correctamente“, subrayó.

Según sus proyecciones, la cifra de plástico vertido al mar aumenta cada año, por lo que calculan que en este 2015 llegarán a los océanos 9,1 millones de toneladas.

Próxima década:

De no tomar medidas, el equipo advierte de que la cantidad de plástico podría ser diez veces mayor en la próxima década y tener un impacto acumulativo de hasta 155 millones de toneladas para el año 2025.

Para llegar a estos datos, han creado un modelo de predicción en el que además de cuantificar la cantidad de desperdicios se analizan otros factores de los países, así como su densidad poblacional y su situación económica, con datos del Banco Mundial.

 

Los expertos consideraron que va a ser necesario diseñar una “estrategia global” para que se dé prioridad a la recolección del plástico, se reduzca su uso y se mejore la gestión de desperdicios para evitar que en alguna parte del proceso acaben en el mar.

“Quitar grandes cantidades de desperdicios de plástico no va a ser rentable y es simplemente imposible”, señaló por su parte Roland Geyer, profesor de ecología industrial de la School of Environmental Science & Management.

“Esto significa que necesitamos prevenir que el plástico entre en los océanos”, dijo Geyer, quien señaló que 8 millones de toneladas métricas son equivalentes a la producción mundial de plástico en 1961.         EFE verde

 

El 88% de la superficie de los océanos está contaminada con plástico

Investigadores españoles han demostrado que existen cinco grandes cúmulos de residuos plásticos en los océanos que coinciden con los cinco grandes giros de circulación de agua superficial.

El estudio, realizado por científicos de la Universidad de Cádiz (UCA), demostró que además de la ya conocida acumulación de residuos plásticos del Pacifico Norte, existen bloques similares en el centro del Atlántico Norte, el Pacífico Sur, el Atlántico Sur y el Océano Indico.

Los investigadores han revelado además que las aguas superficiales de las intersecciones de las corrientes oceánicas no son necesariamente el destino final de estas basuras, ya que grandes cantidades de microplásticos están pasando a la cadena alimenticia marina y a los fondos oceánicos, según publica la reconocida revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’ (PNAS, por sus siglas en inglés).

Según este estudio, la cantidad de plástico acumulado sobre la superficie de los océanos es de decenas de miles de toneladas. “Estos microplásticos influyen en el comportamiento y en la cadena alimenticia de los organismos marinos. Por un lado, los pequeños fragmentos plásticos a menudo acumulan contaminantes que, en caso de ingesta, pueden pasar a los organismos durante la digestión. De igual forma, pueden darse obstrucciones gastrointestinales, que son otro de los problemas más frecuentes con este tipo de residuos. Además, la abundancia de fragmentos plásticos flotantes permite a muchos organismos pequeños navegar y colonizar lugares hasta ahora inaccesibles para ellos”, como explica el profesor e investigador de la UCA Andrés Cózar, citado por ‘Diario de Cadiz’.

 

Debido a la radiación solar, los objetos plásticos que son transportados por las corrientes oceánicas se resquebrajan y descomponen en fragmentos cada vez más pequeños. Sin embargo, los pequeños fragmentos de plástico (conocidos como microplásticos) pueden llegar a durar cientos de años.

 

Los residuos plásticos encontrados en la superficie de los océanos (entre 10.000 y 40.000 toneladas) son principalmente polietileno y polipropileno, polímeros utilizados en productos tales como bolsas, contenedores de bebida y comida, envoltorios, utensilios del hogar o juguetes que desembocan en los océanos a través de las corrientes de aguas pluviales, un problema que se espera empeore en las próximas décadas.

 

Este equipo de investigadores liderados por Cózar se ha centrado en el análisis de las más de 3.000 muestras que se tomaron en aguas del océano abierto durante la Expedición Malaspina 2010. Estas pruebas demostraron que el 88% de la superficie oceánica muestreada contiene residuos de plástico.

 

La UCA insiste en la necesidad de dar un paso más y “además de llevar a cabo una limpieza selectiva de residuos en las costas y los océanos, habría que llegar a la raíz del problema, es decir, la entrada masiva y continuada de plástico en los océanos”. Además propone un rediseño de los productos de plástico para que sean realmente 100% reutilizables.

Los océanos y mares están casi todos contaminados

 

Casi cada rincón de los océanos ha sido dañado de alguna manera por la actividad humana y cerca del 41% de sus aguas están seriamente afectadas, según un estudio publicado esta semana.

Fuente: AFP

 

Las áreas costeras están contaminadas por residuos. Las ostras y la pesca están desapareciendo. Islas flotantes de basura del tamaño de pequeños estados estancan lo que solía ser agua corriente. Las aves y ballenas son golpeadas por barcos que dejan un rastro de petróleo y desechos a su paso.

Pero el mayor daño es el del cambio climático, según el primer estudio a escala global sobre el impacto humano en ecosistemas marinos, que será publicado en la revista Science. “Tiene impactos amplios e intensos”, aseguró Kim Selkoe, coautora del estudio e investigadora de la Universidad de Hawai.

Un incremento significativo en las temperaturas del agua fue observado en el Atlántico norte entre 1995 y 2005, y se espera que el calentamiento global aumente más las temperaturas en otros lugares. Estas temperaturas altas incrementan el nivel de plancton y cambian la composición de especies en los niveles altos de la cadena alimenticia. Además lleva a niveles mayores de enfermedad y cambios en la circulación marítima, explicó Selkoe.

Los océanos se están volviendo cada vez más ácidos, al absorber dióxido de carbono, y las plantas están siendo afectadas por el incremento de la radiación ultravioleta.

“La otra cosa realmente sorprendente para mí es que nuestra información sobre pesca muestra que el 80% de los océanos en el mundo son explotados”, agregó. “No queda ni un lugar donde se puedan esconder los peces (…) los barcos pesqueros están en todas partes”, dijo.

Mientras la pesca de subsistencia tiene un impacto limitado en la ecología marítima, la pesca comercial tiene un impacto alto y bota toneladas de peces, aves y mamíferos muertos al mar. Esto ha amenazado con extinguir muchas especies de tortugas, aves, ballenas y delfines.

El tráfico de barcos es el tercer mayor culpable por la contaminación. “Cuando se mira el mapa del tráfico marítimo, hay una cobertura sólida de los océanos del mundo”, dijo la investigadora en una entrevista telefónica. “Los combustibles se derraman, hay contaminación auditiva que perturba a las ballenas (…) lo que tiene un importante efecto en los ecosistemas”. Alejar los recorridos de los barcos de las áreas sensibles, como arrecifes de corales y zócalos continentales, podría reducir significativamente el impacto en la vida marítima, dijo.

Las aguas más afectadas en el mundo incluyen inmensas áreas del Mar del Norte, el sur y este del Mar de China, el Mar Caribe, la costa este de Norte América, el Mar Mediterráneo, el Mar Rojo, el Golfo Pérsico, el Mar de Bering, y varias regiones del oeste del Pacífico.

Sólo un 3,7% del océano es considerado área de bajo impacto y la mayor parte de esto se encuentra cerca de los polos, donde el hielo temporal y permanente limita la actividad humana. “Desafortunadamente, conforme las capas de hielo polar desaparecen con el calentamiento global y las actividades humanas se extienden a esas áreas, hay mayor riesgo de degradación rápida de estos y otros ecosistemas”, dijo Carrie Kappel, coautora del estudio e investigadora del National Center for Ecological Analysis and Synthesis.

Especialistas de una treintena de países han alertado en Roma de que cada año 120 millones de personas sufren enfermedades gastrointestinales y 50 millones padecen afecciones respiratorias graves por nadar y bañarse en océanos y mares contaminados.

Por eso los especialistas -científicos y políticos- de 31 países acordaron contribuir a aumentar la protección de los mares y fomentar el “crecimiento azul” (blue growth), que propone utilizar, de manera sostenible, el océano como una oportunidad económica. Después de tres días de reuniones del EurOcean 2014, los participantes firmaron la Declaración de Roma, con la que se comprometen a desarrollar un plan para los próximos cinco años con una supervisión de los océanos más amplia e integrada en la que Europa “tomará la iniciativa”.

Los oceános tienen potencial para el turismo o para el desarrollo de energías limpias. El EurOcean 2014 ha reunido a 340 científicos, políticos y expertos para examinar la relación entre los océanos y la salud humana, convocados entre otros por el Consejo de la Unión Europea y la Comisión Europa así como por instituciones privadas.

“En un contexto de cambios globales y crecimiento poblacional, es necesario equilibrar el beneficio económico con el cuidado medioambiental y el bienestar humano”, recoge el texto aprobado. Uno de los participantes en el encuentro, el profesor de Zoología de la Universidad de Salento (sudeste de Italia) Fedinando Boero, explicó a EFE que las consecuencias de un crecimiento no sostenible no son sólo para el medio ambiente, sino que también suponen importantes daños en la salud de las personas.

“Si contaminamos los mares, comeremos alimentos contaminados”, destacó. Los océanos son el 70% de la riqueza natural del planeta. Además, el profesor criticó que “se dediquen más esfuerzos a investigación para buscar vida en otros planetas que a proteger la vida en este”. Pero al mismo tiempo se mostró esperanzado e indicó que la comunidad científica conoce el camino a seguir, que pasa por involucrar a la ciudadanía y concienciarla para que entienda la importancia de los océanos.

Boero apuntó que los océanos suponen el 70% de la riqueza natural del planeta y ofrecen una cantidad “aún por descubrir” de bienes y servicios. Entre ellos, están el potencial para el turismo, el desarrollo de las energías limpias, la enorme superficie que conforman para producir alimentos y el papel regulador que ejercen sobre el clima. Los recursos que ofrecen los mares, insistió, deben ser utilizados con sentido común, porque “no se trata de destruir recursos, sino de utilizarlos con inteligencia”.

Recordó que es necesario ser cuidadoso con la protección de las áreas costeras y planteó que “tal vez debiera limitarse un número máximo de gente en las orillas de las playas”. En este sentido, el experto comentó que muchas zonas costeras, incluidas algunas en España, han basado su crecimiento económico en la destrucción del capital natural. Apuntó también que el país debe sentirse “orgulloso de su comunidad científica”, que juega un papel de liderazgo en los sistemas de observación, especialmente en Baleares, según apuntó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s