En Emergencia Planetaria

el

polar

GSI, http://www.GlobalSolidarity.International , advierte que el impacto del Cambio Climático será más rápido e intenso de lo esperado. Cita que “Evitar que la temperatura aumente más dos grados centígrados no es suficiente”, conclusión del Dr. James Hansen, experto en cambio climático y antiguo científico de la NASA. Según explica en su estudio publicado en la revista científica European Geoscience Union, 1º grado más de calentamiento global puede ser catastrófico para la humanidad, pues en solo 50 años el nivel del mar aumentará 3 a 8 metros. GSI ha presentado una propuesta de solución para ser debatida durante la Cumbre de París COP 21.
Este informe (del Dr. Hansen), una vez cotejado y confirmado por la comunidad científica, modifica el cuadro de situación respecto al cambio climático y nos ubica en situación de Emergencia Planetaria dado que nos encontramos próximos a alcanzar 1º más de temperatura promedio global sobre los niveles actuales. De ahí la necesidad de extremar medidas de urgencia e intensivas como el Fondo Solidario del 2% del PBI mundial y el Eco Gobierno Planetario. Nos enfrentamos a un cuadro de inundación global, donde para el 2030 se alcanzará 1º más de promedio de temperatura y los primeros 30 centímetros de elevación oceánica. Para evitar esto es necesario pasar a emisiones de cero neto para el 2025, reemplazando toda la matriz energética. Para esto hace falta disponer de fondos de capital intensivo y una coordinación política y económica, en materia ecológica, sobre todos los países a nivel global.

James Hansen sugiere un potencial para rápidos cambios climáticos durante este siglo, incluyendo varios metros de aumento del nivel del mar, si el cambio climático no es reducido.
Estudiando como el clima de la Tierra respondió a cambios naturales en el pasado, Hansen investigó una de las cuestiones fundamentales originada por el cambio climático causado por el hombre: ¿Cuál es el nivel peligroso de cambio climático? Algunos líderes internacionales han sugerido el objetivo de limitar a dos grados Celsius respecto de tiempos pre-industriales para evitar un cambio catastrófico. Pero Hansen dijo en una rueda de prensa en un encuentro en la American Geophysical Unidon en San Francisco, que un calentamiento de dos grados podría llevar a cambios drásticos, tales como una pérdida significativa de la capa de hielo en Groenlandia y en la Antártida.
Basado en el trabajo de análisis de la temperatura de Hansen en el GISS, la temperatura superficial global media de la Tierra se ha elevado 1 ºC desde 1880 y ahora se está calentando a una tasa de más de 0.1 ºC cada década. Este calentamiento es mayormente conducido por el incremento en gases de efecto invernadero, particularmente el dióxido de carbono, emitido por la quema de combustibles fósiles en centrales térmicas, en coches y en la industria. A la tasa actual de quema de combustibles fósiles, la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera se habrá doblado respecto de los niveles pre-industriales para mediados de siglo. Doblar el nivel de dióxido de carbono causaría un calentamiento eventual de varios grados, según Hansen.
En la reciente investigación, Hansen y el coautor Makiko Sato, también del GISS compararon el clima de hoy, el Holoceno, con un periodo similar de épocas interglaciares – periodos cuando las capas de hielo polar existen pero el mundo no era dominado por los glaciares.
Estudiando corales perforados de capas de hielo y sedimentos en el océano profundo, Hansen encontró que las temperaturas medias globales durante el Eemiano, que comenzó hace 130.000 años y duró cerca de 15.000 años, fueron un grado menos cálido que hoy.
Si las temperaturas subieran 2ºC sobre tiempos pre-industriales, la temperatura global media podría exceder con mucho la del Eemiano, cuando el nivel del mar fue de cuatro a 8 metros más alto que hoy, afirmó Hansen.
“El registro paleoclimático revela un clima más sensible que lo que pensábamos, incluso a partir de hace pocos años. Limitando el calentamiento causado por el hombre a dos grados no es suficiente,” dice Hanen: “Sería una receta para el desastre”.
Hansen centró gran parte del trabajo en como las regiones polares y en particular, las capas de hielo de la Antártida y de Groenlandia reaccionan a un mundo cálido.
Dos grados Celsius de calentamiento haría un planeta Tierra mucho más cálido que durante el Eemiano, y lo llevaría más cerca de las condiciones del Plioceno, cuando el nivel del mar era unos 25 metros más alto que hoy, Hansen comentó. Usando la historia climática de la Tierra aprendemos más sobre el nivel de sensibilidad que gobierna la respuesta del planeta al calentamiento de hoy. Hansen, dijo que el registro paleoclimático sugiere que cada grado Celsius que sube en la temperatura global finalmente podría suponer 20 metros de subida del nivel del mar. Sin embargo, que el nivel del mar se incremente debido a la pérdida de la capa de hielo sería esperable que ocurriera durante siglos, y grandes incertidumbres permanecen en la predicción de cómo se originará la pérdida de hielo.
Hansen hace notar que la desintegración de la capa de hielo no será un proceso lineal. Este deterioro no lineal que ya se ha visto en lugares vulnerables tales como el Glaciar Pine Island en el Oeste de la Antártida, donde la tasa de pérdida de hielo ha continuado acelerando durante la pasada década. Datos de Gravity Recovery de la NASA y del satélite Climate Experiment (GRACE) es ya consistente con la tasa de pérdida de masa de hielo marino en Groenlandia y el oeste de la Antártida que se dobla cada diez años. El registro GRACE es demasiado corto para confirmar esto con gran certidumbre, sin embargo, la tendencia en los pasados últimos años no lo descarta, según Hansen. Esta tasa continuada de pérdida de hielo podría causar varios metros de aumento del nivel del mar para 2100.
Los núcleos sedimentarios del océano y el hielo de las regiones polares indican que las temperaturas en los polos durante épocas previas – cuando el nivel del mar era algunas decenas de metros más alto- no está demasiado lejos de las temperaturas que la Tierra podría alcanzar este siglo si todo sigue en la trayectoria actual.
“No tenemos un colchón sustancial entre el clima de hoy y un calentamiento peligroso“, comenta Hansen, “La Tierra está a punto de experimentar un fuerte realimentación amplificada en respuesta al moderado adicional calentamiento global.”
Consideraciones detalladas de un nuevo objetivo de calentamiento y como llegar allí supera el objeto de esta investigación, dijo Hansen. Pero esta investigación es consistente con averiguaciones anteriores de Hansen en las que el dióxido de carbono necesitaría retroceder desde las 400 partes por millón en la atmósfera hoy a las 350 pares por millón para estabilizar el clima a largo plazo. Mientras los líderes continúan discutiendo un marco de reducción de emisiones, las emisiones globales de dióxido de carbono han permanecido estables o se han incrementado en los últimos años.
Hansen y otros indican que mientras que la evidencia paleoclimática dibuja una imagen clara de como era el anterior clima de la Tierra, pero usándolo precisamente para predecir como el clima podría cambiar a escalas muchas más cortas de tiempo en respuesta a la inducción humana, muestra signos de respuesta, incluso en los caos de “lentas realimentaciones” tales como cambios en las capas de hielo.
La emisión por causas humanas de dióxido de carbono en la atmósfera también presenta a los climatólogos algo que nunca habían visto en 65 millones de años de registros de los niveles de dióxido de carbono. Una tasa drástica de incremento que hace difícil predecir como de rápido la Tierra responderá. En periodos cuando el dióxido de carbono se ha incrementado debido a causas naturales, la tasa de incremento promediada de 0.0001 partes por millones por año – en otras palabras, 100 partes por millón cada millón de años. La quema de combustibles fósiles está ahora causando que las concentraciones de dióxido de carbono se incrementen en dos partes por millón al año.
Un pequeño aumento del calentamiento produce una pequeña fusión del hielo polar, pero esto genera cambios en las corrientes marinas que tiende a fundir más hielo: cuanto más hielo se funde más rápido empieza a fundirse el resto que queda debido al calor atrapado en el agua que hay debajo.
El agua dulce es menos densa que la salada y la primera, producto de la fusión de la capa de hielo, según este estudio se acumulará alrededor de Groenlandia y la Antártida. Esta capa actuará como una manta alrededor de la Antártida, flotando sobre el resto del agua salada y evitando que el calor acumulado se radie a la atmósfera. El resultado será una rápida fusión de los hielos.
Encima, esta capa de agua interrumpiría las corrientes marinas que llevan el calor de los trópicos a los polos, por lo que los trópicos se calentarían aún más rápido, mientras que a altas latitudes la superficie del agua se enfriaría. Esta diferencia de temperatura generaría supertormentas de un tamaño y furia nunca vistas por el ser humano moderno. Sin embargo, hay pruebas, halladas en las Bahamas, de que estas tormentas sí se dieron hace 120.000 años. Residuos dejados por las olas de estas tormentas fueron depositados a 40 metros por encima del nivel actual del mar, incluyendo rocas de miles de toneladas (foto de cabecera).
Según los autores del estudio, un aumento de 2 grados llevará a una situación peligrosa en la que las áreas costeras y países formados por islas encararán consecuencias desastrosas por la subida en al menos 5 metros del nivel del mar y el azote de las supertormentas. Esto significa, por ejemplo, la desaparición del mapa de países enteros formados por pequeñas islas en el Pacífico.
“Los humanos han sobrepasado los lentos cambios naturales que ocurren en escalas de tiempo geológicas”, concluye Hansen

Sin lugar a dudas reducir las emisiones de carbono es algo bueno para la salud del medio ambiente planetario, pero alcanzar las emisiones de cero neto y proceder a descontaminar es mucho mejor.

El problema hoy día con las cumbres de Cambio Climático es que los políticos están mentalizados con la ecuación de no sobrepasar los 2º centígrados más de temperatura promedio global. Este umbral lo popularizó el científico James Hansen, el mismo que ahora nos advierte que esto ya no es suficiente y que basta que se eleve la temperatura 1º más para que los océanos asciendan entre 3 a 8 metros en menos de 50 años, como lo hicieron en el período Eeminiano, hace unos 100 mil años atrás.

Reaccionar y aplicar la nueva información equivale a una inversión de cientos de miles de millones de dólares por año. Si esto no se hace todas las ciudades costeras irreversiblemente se inundarán. Y el daño económico ascenderá a un impacto de 100 billones de dólares en pérdidas y a un efecto de costos por 10 billones por año a causa del Calentamiento Global para el 2050 (10% del PBI mundial).

Desde GSI, Global Solidarity, proponemos el Fondo Verde Solidario del 2% del PBI mundial para dar solución al problema del calentamiento global junto al del hambre y al de la pobreza extrema. Es un esfuerzo que debe ser realizado entre todos los países y asegurar así el futuro en paz para todos.
Tomando un caso: Argentina, la predicción del Dr. Hansen nos ubica frente a un escenario para el 2030 con 1º más de temperatura promedio global y medio metro de elevación oceánica. Bajo esa condición las propiedades sobre la costa no valdrán nada. Ya para el 2050 las aguas ascenderán 8 metros y deberán ser evacuados alrededor de 10 millones de argentinos. Al mismo tiempo el clima para la región se habrá vuelto más hostil y la región pampeana tenderá a convertirse en semidesértica, por lo que se perderán miles de millones de dólares en concepto de cosechas. Sumando esto a las perdidas inmuebles en las ciudades inundadas en toda la línea costera, el impacto mínimo será entonces en torno a los 500 mil millones de dólares. En tanto, en el mundo, serán afectados no menos de 600 millones de personas.

¿POR QUÉ EL 2% DEL PBI MUNDIAL?

Nuestras acciones en las décadas inmediatamentente venideras pueden implicar el riesgo de una disrupción de la actividad económica y social durante el resto de este siglo y el siguiente, de una escala parecida a la de las grandes guerras y la Gran Depresión. Esta es la conclusión del informe del economista Sir Nicholas Stern por encargo del gobierno del Reino Unido y que fue publicado el 30 de octubre de 2006.

Sus principales conclusiones afirman que se necesita una inversión equivalente al 1% del PIB mundial para mitigar los efectos del cambio climático y que de no hacerse dicha inversión el mundo se expondría a una recesión que podría alcanzar el 20% del PIB global. El informe también sugiere la imposición de ecotasas para minimizar los desequilibrios socioeconómicos.

El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), propuso destinar un 2% del PBI anual mundial aplicado: un 0.5% a sectores del capital natural(bosques,agricultura,agua dulce y pesca); un 1% en mejorar la eficiencia energética y en el uso de energías renovables (fundamentalmente aplicado a la construcción, industria y transporte), y el porcentaje restante a residuos y transporte público.

Contando con este presupuesto se podrán plantar 30 mil millones de nuevos árboles por año y proceder a enterrar luego los troncos, atrapando el CO2 y devolviendo este gas de efecto invernadero al subsuelo y procediendo a un control inteligente del clima global, mediante la regulación del dióxido de carbono libre en la atmósfera. Haciendo reverdecer los bosques del planeta. La tarea la realizará la multinacional AEON del Japón con experiencia en recuperación de bosques, para no repetir los errores cometidos con los créditos verdes. (Talamos por año a razón de 15 mil millones de árboles).

Asimismo, se contarán con las partidas para tomar una decisión histórica, cambiar todo el parque automotor y pasar a los motores con combustible a hidrógeno y dejar de contaminar el medio ambiente. Se contará con la financiación suficiente para esto.

Se podrá combatir el narcotráfico y la corrupción con la coordinación de un gobierno planetario de coalición con poderes asignados al efecto de lograr erradicar los grandes males comunes, y elegido y controlado mediante un sistema de Democracia Digital Directa. Tendrá incumbencias limitadas a temas globales, como por ejemplo las reservas naturales que dejarán de pertenecer a jurisdicciones nacionales y pasarán a la administración planetaria, como el caso de Amazonia.
NUESTRA PROPUESTA

Eco Gobierno Planetario: Naciones Unidas instrumentará mediante el sistema de Democracia Digital Directa un plebiscito para la creación de un Gobierno Planetario de coalición, para cuya aprobación se contará con la votación del 50% más uno de los votos de todos los ciudadanos habilitados del mundo.

Tal gobierno centralizado tendrá incumbencias en temas globales, como el cambio climático, las catástrofes medioambientales, los recursos naturales vitales y estratégicos, las enfermedades, el hambre, la pobreza extrema, las guerras, la trata de personas, la defensa de los derechos humanos universales, el combate al narcotráfico y a la corrupción.

Contará de un presupuesto equivalente al 2% del PBI mundial, en forma anual. El presidente planetario tendrá mandato durante 4 años y podrá ser reelecto para un segundo período. El Parlamento estará constituido por todos los ciudadanos del globo mediante Democracia Digital Directa, asesorada mediante un Consejo de las Ciencias, integrado por científicos.

El gobierno planetario tendrá como misión prioritaria erradicar el hambre, la pobreza extrema, limitar la superpoblación y frenar el calentamiento global en lo inmediato.
OBJETIVOS

Con el 2% del PBI mundial, en forma anual, se podrá:

1. Abolir la pobreza extrema en toda la Tierra, para siempre
2. No morirá más ningún niño de hambre y por enfermedades evitables.
3. Reverdecerán los bosques, se plantarán 30 mil millones de árboles por año.
44. Se renovará la tecnología para dejar de contaminar.
5. Se reemplazará el parque automotor por otro a hidrógeno.
6. Se desarrollarán energías alternativas en reemplazo del petróleo y el carbón.
7. Se descontaminarán los océanos.
8. Se salvará Amazonia.
9. Se limitará la superpoblación.
10. Habrá partidas para catástrofes medioambientales.
11. Se combatirá el terrorismo.
12. Se combatirá el narcotráfico internacional.
13. Se desarticulará la criminalidad y la corrupción organizada.
14. Se preservarán los ecosistemas.

El Calentamiento Global Causará Pérdidas por 100 Billones de U$S
GSI- “Poner en marcha soluciones rápidas, globales y eficientes para dar solución de fondo a la problemática del cambio climático y a la depredación del medioambiente en general, se trata de una cuestión de absoluta supervivencia. No es una causa moral ni ética. Si no realizamos las acciones necesarias en tiempo oportuno, con la inteligencia suficiente para renovar la armonía entre la Humanidad y la naturaleza, como resultado se producirán perdidas económicas cuantificables en no menos de 100 billones de dólares en los próximos cien años y morirán millones de personas a causa de la extensión de las sequías, la falta de alimentos y de agua potable, junto a la inundación de las zonas costeras”, dijo Roberto Gomes titular de Global Solidarity International que impulsa el Proyecto Eco Gobierno Planetario.
“El Índice Planeta Vivo-que mide más de 10 mil poblaciones críticas de mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces- ha caído un 52% entre 1970 y 2010. Latinoamérica ha perdido el 83% de las poblaciones de peces, aves, mamíferos, anfibios y reptiles en los últimos 40 años. Al mismo tiempo la demanda de recursos que ejercemos sobre las fuentes naturales supera ya en un 50%, lo que el planeta puede renovar y las proyecciones sobre el futuro, debido al crecimiento de la superpoblación y el aumento de la calidad de vida, señalan un empeoramiento del cuadro. Para 2030 la presión sobre la naturaleza será 100% por encima de la capacidad del planeta y para el 2050 un 200%. Claramente, estamos agotando las reservas de nuestro mundo para extraer los elementos de nuestra subsistencia básica”, explicó.
Sentenció además que “mientras crece la demanda en forma geométrica, se expande la desertificación, la contaminación de los océanos y la pérdida de recursos hídricos vitales. Todo esto nos señala que nos está llegando la “Hora del Planeta”, donde los alimentos escasearán y retornarán las pandemias”.
“Cinco de los seis años más cálidos – dijo- desde 1971, es decir en 44 años, se han registrado en este siglo XXI. Al mismo tiempo, ha destacado la diferencia existente entre este año 2015 y 2006, que es el segundo más cálido, es de 0,89 grados centígrados; y 2010, el tercero más caluroso fue 0,1ºC menos cálido que 2006. El siguiente, 1994, fue 0,18 º C menos cálido que el anterior. Hemos atravesado el mínimo solar y pasado por un período de erupciones volcánicas que emiten dióxido de sulfuro a la atmósfera, que es un agente enfriante. Esto explica la pausa acontecida en los años anteriores en la curva de crecimiento del calentamiento global. Ahora nuevamente estamos presenciando los efectos reales”.
Acerca de las emisiones globales de CO2, precisó que “el promedio actual de emisiones en la atmósfera oscila alrededor de 400 ppm, o 0,040%, con algunas variaciones día-noche, estacionales por la parte antrópica y con picos de contaminación localizados. El incremento ha pasado de 0,5 ppm /año en 1960 a 2 ppm/año en el 2000, con un mínimo de 0,43 en 1992 y un máximo de 3 ppm en 1998. A este ritmo en el 2030 habremos llegado a 440 ppm o al fatídico umbral de 450 ppm, con la consecuencia de un aumento de la temperatura global de 2º grados centígrados y probablemente 5º en los polos. Las emisiones antropogénicas aumentan 1,7% por año. En 1990 fueron emitidas 20.878 Gt/año de CO2. Para el 2015 se calcula que emitiremos 40.000 Gt/año. En 25 años hemos duplicado el nivel de contaminación. Este nivel de CO2 en el aire no existía desde hace 2,1 millones de años. Y de acuerdo con la Agencia Internacional de Energía, las emisiones de CO2 aumentarán el 130% de aquí a 2050”.
En cuanto a las afirmaciones de los “negacionistas”, dijo que “los ensayos de laboratorio muestran que el dióxido de carbono absorbe radiación de onda larga. Las mediciones de satélite confirman que hay menos radiación de onda larga que escapa al espacio en las longitudes de onda en las que el dióxido de carbono absorbe. El resultado de esta falta de balance es la acumulación de calor a lo largo de los últimos 40 años. El Efecto Invernadero de la atmósfera hace retornar nuevamente a la Tierra 333 W/m².Globalmente la superficie de la Tierra absorbe energía solar por valor de 161 w/m² y del efecto invernadero de la atmósfera recibe 333 w/m², lo que suma 494 w/m², como la superficie de la Tierra emite (o dicho de otra manera pierde) un total de 493 w/m² (que se desglosan en 17 w/m² de calor sensible, 80 w/m² de calor latente de la evaporación del agua y 396 w/m² de energía infrarroja), supone una absorción neta de calor de 0,9 w/m², que en el tiempo actual está provocando el calentamiento de la Tierra”
Añadió que “la denominada curva Keeling muestra el continuo crecimiento de CO2 en la atmósfera desde 1958. Recoge las mediciones de Keeling en el observatorio del volcán Mauna Loa. Estas mediciones fueron la primera evidencia significativa del rápido aumento de CO2 en la atmósfera y atrajo la atención mundial sobre el impacto de las emisiones de los gases invernadero. El efecto invernadero es esencial para la vida del planeta: sin CO2 ni vapor de agua (sin el efecto invernadero) la temperatura media de la Tierra sería unos 33 °C menos, del orden de 18 °C bajo cero, lo que haría inviable la vida.Del total emitido de CO2 solo el 45 % permanece en la atmósfera, sobre el 30 % es absorbido por los océanos y el restante 25 % pasa a la biosfera terrestre. Por tanto no solo la atmósfera está aumentando su concentración de CO2, también está ocurriendo en los océanos y en la biosfera”.
Afirmó que “en el último siglo la temperatura promedio global ha aumentado cerca de 1º C, siendo desde 1975 el incremento por década de unos 0,15º C. Según el IPCC para fin de siglo la temperatura aumentará en 2-3º C. Es un salto brusco de temperatura, como no ocurría durante los últimos 10.000 años y que no permitirá que el 30% de las especies se adapten y por tanto sobrevivan”.
“Los océanos absorben en conjunto- dijo- un tercio de las emisiones humanas de CO2. Desde la era industrial se han sobrecargado con un total de 120×109 toneladas de dicho gas emitido por la quema de combustibles fósiles. Este incremento de CO2 en los océanos causa una baja del pH del agua tornándola más ácida y disminuyendo la concentración de carbonatos. Esto afecta la vida marina, en especial a los crustáceos y moluscos que utilizan el carbonato de calcio para la fabricación de sus exoesqueletos. Incluso el plactón puede resultar indirectamente impactado”.
Sobre el efecto dominó dijo que “con el calentamiento global la circulación oceánica disminuye y las capas superficiales de agua se saturarán de CO2 y no podrán ya retenerlo. A medida que el agua se caliente, en proporción directa disminuye la proporción de retención de CO2 por litro de agua marina. Esto deriva en que la acumulación de CO2 atmosférico experimentará un salto y una elevación súbita de temperatura se producirá en todo el globo. Pero la detención de las corrientes oceánicas es considerada como muy improbable por el informe 2007 del iPCC, el cual nada dice respecto al calentamiento progresivo del agua”.
Los depósitos de hidratos de gas metano, al liberarse, pueden cambiar dramáticamente la tgemperatura promedio global en hasta 6º y en 12º C en los polos. Dice Gomes que “en el caso del metano, su efecto invernadero acumulativo en 20 años es 72: a igualdad de masa en la atmósfera, el metano atrapará el calor 72 veces más que el CO2 en los próximos 20 años, 25 en los próximos 100 años y 7,6 en los próximos 500 años”.
La retroacción de metano submarino está comenzando: “la fuga de metano del fondo marino es mucho más extendida en el margen atlántico de Estados Unidos de lo que se pensaba. Se asocia a un fenómeno de aumento de temperaturas que hasta ahora se había identificado solo en aguas árticas, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad del Estado de Mississippi y el Servicio Geológico de Estados Unidos. Penachos de metano identificados en la franja marina entre el Cabo Hatteras, Carolina del Norte y el Banco Georges, Massachusetts, están emanando de al menos 570 puntos de emanación fría del fondo marino en la plataforma continental exterior y el talud continental. Estas emanaciones frías son las áreas donde los gases y los líquidos se filtran en el agua suprayacente de los sedimentos”.
El IPCC proyecta un incremento de 2º C y un aumento del nivel de los océanos de 1 metro para fin de siglo, pero el reciente informe del ex científico de la NASA, Dr. James Hansen afirma que con solo 1º C más las aguas subirán hasta 8 metros, a más tardar en sólo 50 años. Y justifica esto con lo que sucedió en el Eemiano, hace 100.000 años atrás.

En un estudio más reciente, publicado en la revista Nature, liderado por Catherine Ritz de la Universidad de Grenoble en Francia y Tamsin Edwards de la Universidad Abierta, en Reino Unido: el resultado más probable, aseguran, es que las aguas globales aumenten 10 cm para 2100. La perspectiva de un incremento de 30 cm o más, sugerida por estudios previos, tiene solamente una posibilidad de uno en 20. El estudio se centró sólo en el deshielo de la Antártica.

¿A quién creerle, al equipo del Dr. Hansen o al de Ritz-Edwards? Para no pecar de ingenuos, debemos saber que en el tema intervienen los intereses petroleros. Asimismo, La afirmación de los 10 cms, contradice el último informe de Climate Central que señala una elevación oceánica de varios metros a partir de un aumento de 2º C.

Concluyó Gomes que “para superar este nuevo cuadro de situación, que nos coloca en “Emergencia Planetaria” hacen falta capitales intensivos, como los movilizados durante la II Guerra Mundial. El mensaje es que, gratis, no será solucionar la problemática ambiental. En tal sentido desde GSI, proponemos el Fondo Solidario Verde del 2% del PBI mundial, en forma anual, para atender esta demanda, o la opción del Ejército Planetario ahorrando 1 billón de dólares por año, entre todos los países que adhieran a la nueva coalición. Se ha creado una situación extraordinaria que requiere de recursos extraordinarios. El costo es de dos billones de dólares por año. O esto, o el caos para dentro de dos décadas. Hay que considerar que sólo Estados Unidos posee 1.700 localizaciones costeras. Las principales ciudades del mundo son costeras y en ellas viven cientos de millones de personas. Cuando se inunden ¿dónde irán? ¿qué comerán? ¿qué beberán? ¿dónde dormirán? Repito lo mismo, esto es cuestión de supervivencia y de lógica pura. ¿Tiene o no tiene razón el Dr. Hansen?”.

*Según la OMS mueren por causa de la contaminación del aire 7 millones de personas por año en forma prematura. Calculando mil dólares por mes y por año, durante 30 años para cada una de estas víctimas, esto supone una pérdida total de 2.520.000.000.000 dólares para el sistema global. Es decir 2,5 billones por año, pérdidas que ya van en aumento, lo que justifica la inversión del 2% del PBI mundial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s